La Pradera Sin Ley

La Pradera Sin Ley, también conocida como la pradera sin madre evoca una época de grandes descubrimientos que serán redesvelados a través de este blog. Todo lo que aquí se describirá tuvo existencia real (aunque fuera por momentos).

16.4.06

300 millones (1981). Pesadilla catódica 4/110.

300 millones, pero de ostias habia que haberle dado al personaje que se le ocurrió diseñar este programa.

España siempre ha tenido cierto aire de superioridad con respecto a los hermanos sudamericanos que "conquistamos", de hecho todavía hay muchas personas en este país a las que les gustaría seguir metiendo la cuchara (y otras cosas) en un plato que ya no es suyo. De hecho, sintiéndonos responsables del hermano pobre sudamericano se han producido y se siguen produciendo series y programas de la más baja categoría. Uno de los pioneros de este estilo es "300 millones", en clara referencia al número de personas que habitan América del Sur.

300 millones nace de una idea bastante fascista que viene a decir que somos un gran pueblo con una lengua y religión común que tiene que ver un programa tan bonito como este.

Todo empezaba con un gran globo terráqueo en el que salían los países en los que echaban esta mierda y por qué canal se veía. Era una especie de show musical confitado con reportajes turísticos y entrevistas a la flor y nata de cada país (a cual más impresentable). El presentador español del evento era nada más y nada menos que Pepe Domingo Castaño, que fue sustituido al poco por Cristina García Ramos (que tenía acento canario y parecía que nos acercaba algo más con el continente hermanado).



En definitiva, una muestra de política desfasada que ha tenido diferentes réplicas a lo largo del tiempo:
1986 TVE - Punto de Encuentro
1994 Antena 3 - Línea América
1998 Tele 5 - Galas de la Hispanidad

En definitiva, una pena.

2 Comments:

  • At 5:49 p. m., Anonymous Anónimo said…

    300 millones empezó mucho antes de lo que dices: sobre 1978 o 79.

    Estoy de acuerdo contigo en que era cutre y hortera pero no en lo de "fascista". Se abusa de la palabrita para definir lo que no nos gusta.

    Fascista es Hitler o Mussolini o todas las dictaduras comunistas que encarcelan y matan a la gente tipo Pol Pot o Stalin.

     
  • At 1:28 p. m., Anonymous Anónimo said…

    ¿No salía también Amestoy haciéndose el gracioso?

     

Publicar un comentario en la entrada

<< Home