La Pradera Sin Ley

La Pradera Sin Ley, también conocida como la pradera sin madre evoca una época de grandes descubrimientos que serán redesvelados a través de este blog. Todo lo que aquí se describirá tuvo existencia real (aunque fuera por momentos).

19.8.06

La merienda. Pesadilla catódica 55/110.

Las diferentes cadenas de televisión se “dieron cuenta” hace ya algunos años que cuando los niños salían del cole y pasaban la tarde delante de la tele (¿Qué otra cosa íbamos a hacer?) preferían ver tetas, colas y chochitos mientras escuchaban los desagradables insultos que se proferían los “concursantes” del último gran hermano a disfrutar de un programa adecuado a su desarrollo cognitivo.

Años antes, Miliki y Rita Irasema (pertenecientes al lado oscuro de la “famiglia” Aragón, y si no que se lo pregunten al bueno de Rody) se liaban a tartazos (era la principal gracia) mientras cantaban con piano incluido la del barquito de cáscara de nuez que navegaba en sueños de papel, entre otros grandes éxitos infantiles e historias de payasos para niños bordelines entre los que me incluyo (a pesar de que ya me pilló un poco talludito, siempre he padecido el síndrome de Peter Pan).

Recuerdo los cartones de Leche Pascual o Zumosol, ahí, bien en primer plano en una mesa redonda en la que se ponían ciegos, mientras un grupo de niños procedentes de no se que colegios tenían que hacer un ridículo papel de niño estándar gritón que copiaba la fórmula circense de la que provenía el nunca suficientemente valorado Miliki.

Los presentadores cambiaron. Ana Chavarri, el profesor Lupilla y un perrillo llamado Guay sustituyeron a parte del clan Aragón estrellando el programa contra la basura.

Series de culto como “Chicho Terremoto” y “Ranma ½” fueron vistas por primera vez en esta pesadilla catódica; se que era un programa horrible pero es muy triste que no echen un puto programa para niños o adultos de corazón infantil durante las tardes. Toca verle el piponazo al señor Pipi Estrada, de profesión: sus fiestas.


9 Comments:

Publicar un comentario

<< Home