La Pradera Sin Ley

La Pradera Sin Ley, también conocida como la pradera sin madre evoca una época de grandes descubrimientos que serán redesvelados a través de este blog. Todo lo que aquí se describirá tuvo existencia real (aunque fuera por momentos).

6.7.06

El juez que se hacía pajas en el tribunal

Una testigo asegura que oyó el ruido del artilugio mientras un hombre declaraba por el asesinato de su nieto. Esto sólo puede pasar en ese gran país lleno de asesinos hijos de puta que se llama Yanquilandia.

La conducta "inquieta" (al parecer se movía más que Chiquito de la Calzada en Brácula) de un ex juez durante sus juicios en Bristow (Oklahoma) podría incluir más de quince masturbaciones con una bomba de alargamiento de pene, según los argumentos de la acusación en el pleito que se sigue contra él. El proceso tiene que ser acojonante.

En un proceso que tiene estupefactos (aunque yo no creo que lleguen a entender el significado de la palabra) a los habitantes mayoritariamente conservadores de Bristow, el juez retirado Donald Thompson tiene que defenderse de cuatro cargos de exhibicionismo, que podrían acarrearle diez años de cárcel cada uno y la pérdida de su pensión mensual de 7.489 dólares.

Según medios de prensa locales, Thompson, de 59 años, declaró en su testimonio ante el jurado el pasado martes que la bomba era una broma que le había regalado un amigo suyo y que tal vez la accionó de forma inconsciente en alguna ocasión.



Al parecer el personaje pulía sus zapatos, liaba cigarrillos (no se si sólo con tabaco) y mascaba tabaco, pero dice que no se exhibía y que mucho menos se masturbaba, algo que es "inconcebible y desafía el sentido común", dijo.

El problema para Thompson es que una relatora de su tribunal, Lisa Foster, ha afirmado que escuchó cómo el juez accionaba la bomba durante los juicios y un agente de policía llegó incluso a fotografiar el artilugio.



Durante un juicio en 2002, dijo Foster, escuchó el ruido de la bomba de succión mientras un hombre, muy emocionado, daba testimonio en el juicio por el asesinato de su nieto. "El abuelo tenía los ojos humedecidos y el juez estaba ahí arriba dándole a la bomba. Fue nauseabundo", declaró.

7 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

<< Home